La Defensa en la UE y los retos del siglo XXI. Por Federico Yaniz Velasco

 In Actividades 2015, Actualidad

 

Yaniz2

Federico Yaniz Velasco

General del Ejército del Aire (R)

Miembro Junta Directiva de ADALEDE

Mayo 2015

 

La situación en Ucrania, el Oriente Próximo y el Norte de África sigue siendo crítica y afecta seriamente a Europa. El comportamiento del llamado Estado Islámico[1] y de otras organizaciones terroristas exige hoy más que nunca una aproximación conjunta a la seguridad y defensa. Nuestra paz está potencialmente amenazada y la Política Común de Seguridad y Defensa (PSCD) de la Unión Europea (UE) necesita ser desarrollada adecuadamente. Sin embargo, los ciudadanos de la UE debemos sentirnos orgullosos de las 11 misiones civiles y 5 operaciones militares en marcha que en el marco de la PCSD contribuyen de forma efectiva a la paz y estabilidad internacional.

El 8 de marzo de 2015 el Presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker hizo a un periódico alemán[2] unas declaraciones cuyo contenido fue muy comentado. El Sr. Juncker dijo que la Unión Europea (UE) necesita su propio ejército para hacer frente a Rusia y a otras amenazas así como para reafirmar su posición en el mundo. El presidente Juncker reforzó su propuesta diciendo que la OTAN no era suficiente para defender la Unión porque no todos los miembros de la Alianza Atlántica lo son también de la UE. Además dijo que: “Un ejército[3] conjunto de la UE mostraría al mundo que nunca habría de nuevo una guerra entre los países de la Unión.” En sus declaraciones el Presidente dijo también que: “Tal ejército común ayudaría a conformar políticas comunes en el campo de la seguridad y la defensa y permitiría que Europa asumiese su responsabilidad en el mundo.” Juncker continuó: “Con su propio ejército, Europa podría reaccionar de forma más creíble a la amenaza a la paz en un estado miembro o en un estado vecino.” En esa línea indicó que: “… un ejército europeo transmitiría a Rusia un mensaje claro sobre nuestra seriedad en la defensa de nuestros valores europeos.”

Las declaraciones del Presidente sorprendieron a muchos y fueron muy comentadas en el seno de la Comisión así como en otros organismos de la UE especialmente en el Servicio Europeo de Acción Exterior. Los comentarios más frecuentes se referían al hecho de que la UE ya tiene grupos de combate, constituidos de forma rotativa por efectivos de los países miembros, que están disponibles como fuerza de reacción rápida. Por otro lado, en las naciones miembros de la UE las palabras de Juncker se acogieron en general con escepticismo sobre la posibilidad de crear a corto/medio plazo un ejército europeo. Algunos analistas recordaron que en el marco de la Unión existen también diversas unidades militares de carácter multinacional en el marco de la Política Común de Seguridad y Defensa (PCSD). Una de ellas es la Euromarfor componente marítimo de las Eurofuerzas de las que Eurofor, su componente terrestre, dejó de existir el 2 de julio de 2011. Otra fuerza multinacional en la UE es el Eurocuerpo que tiene una estructura de Cuerpo de Ejército y que además ha sido certificado por la Alianza Atlántica como posible componente de la Fuerza de Respuesta de la OTAN. Por su parte, el Mando de Transporte Aéreo Europeo (EATC) inició su actividad en el mes de septiembre de 2010 en el marco de la PCSD de la UE. Este mando multinacional representa un paso significativo en la forma de mancomunar y compartir recursos militares marcando un nivel sin precedentes en la cooperación europea en el campo de la defensa. Alemania, Bélgica, España, Francia, Luxemburgo, Países Bajos e Italia han puesto bajo control operativo del EATC unos doscientos aviones de transporte cuyas misiones son planeadas, asignadas y controladas desde Eindhoven, Países Bajos.  

Como se ha mencionado, en el marco de la PCSD, se ha desarrollado también el concepto de Grupo de Combate o Battle Group que se considera es la unidad militar autosuficiente más pequeña que puede desplegarse y mantenerse en un teatro de operaciones. Cada Grupo de Combate se compone de unos 1.500 efectivos más los apoyos correspondientes. Sin entrar en antecedentes más lejanos, el concepto de Grupo de Combate de la UE alcanzó su capacidad operativa final el 1 de enero de 2007 y desde esa fecha la UE es capaz de realizar, respondiendo a una crisis, dos despliegues rápidos de duración limitada si así lo decide el Consejo Europeo. Con la introducción del concepto de Grupo de Combate, la UE creó un instrumento militar para responder a posibles situaciones conflictivas de forma temprana y rápida. Por otra parte, el subsiguiente Desarrollo de Capacidades Civiles y Militares pone el énfasis en la respuesta rápida y la facilidad de despliegue. Se puede decir que la UE ha avanzado en los últimos años en el desarrollo de sus capacidades militares. Los grupos de combate pueden emplearse en el abanico de tareas contempladas en el artículo 43(1) del Tratado de la Unión Europea y en aquellas otras identificadas en la Estrategia de Seguridad Europea. Los grupos de combate están bien entrenados y su potencial puede emplearse como fuerza de combate en la gestión de crisis, teniendo en cuenta su limitado tamaño. Las operaciones de los grupos de combate serán realizadas generalmente bajo mandato de una Resolución del Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas aunque no sería necesario como cuando se tratase de la evacuación de ciudadanos de la UE.

Para completar la reflexión es preciso no olvidar que en el marco de la PCSD hay activas cinco operaciones militares activas y once misiones civiles de diversos tipos. Teniendo en cuenta el notable número de misiones y operaciones activas, todo lo referente a su mando y control debe considerarse con urgencia. A este respecto parece muy relevante destacar las Conclusiones sobre enfoque integral de la UE, Consejo[4] de 12 de mayo de 2014: “9. El Consejo subraya que el enfoque integral se aplica a todas las fases del ciclo del conflicto, incluidas la prevención, la alerta rápida, la gestión de las crisis, la estabilización y la consolidación de la paz a largo plazo y la cooperación al desarrollo. Con frecuencia, sus resultados sólo se alcanzan y mantienen a largo plazo. … (El Consejo)… Observa además que la fragilidad y los conflictos dificultan el desarrollo sostenible y la reducción de la pobreza, crean o agravan las crisis humanitarias y pueden convertirse en un caldo de cultivo para la inestabilidad y dar lugar a flujos migratorios.” La necesidad de consistencia, unidad y eficacia en la gestión de crisis en la UE, de acuerdo con el concepto de enfoque integral, demanda que la PCSD cuente con una fuerte estructura de mando capaz de gestionar todo tipo de crisis. Esta estructura debería ser capaz de aligerar y conseguir sinergias de todos los organismos[5] civiles y militares existentes actualmente dedicados a la gestión de crisis pertenecientes al Servicio Europeo de Acción Exterior, a la Comisión Europea, a la Secretaría del Consejo y a los estados miembros. La obligada sinergia se conseguirá mediante la integración, coordinación o acción mancomunada de los mencionados medios reconociendo sus especificaciones. La nueva estructura puede organizarse en dos partes una enfocada al planeamiento y la otra a la dirección de las misiones y al mando de las operaciones. La preparación del Consejo Europeo de junio de 2015 podría ser aprovechada por la UE para organizar la propuesta estructura unificada de mando y control, condición primera para aumentar su credibilidad, su capacidad de disuasión y su nivel de ambición para el futuro. De esa manera la UE estaría mejor preparada para dar respuesta a la amenaza terrorista.  

Las declaraciones del Sr. Juncker han puesto de actualidad la necesidad de completar el desarrollo de la PCSD. Quizás sea eso lo que pretendía el Presidente con sus declaraciones que algunos calificaron de provocadoras. En efecto, la UE necesita clarificar el nivel de ambición de su PCSD para poder señalar con precisión los objetivos futuros para su desarrollo. Una vez hecho esto y si las naciones miembros de la UE así lo deciden se podría iniciar el proceso de planeamiento de unas fuerzas armadas europeas. Por otra parte, se necesitan fijar procesos de decisión adecuados para autorizar la utilización de los grupos de combate u otras estructuras militares existentes en la UE o que se puedan crear en el futuro. Algunos expertos han criticado que pese a su disponibilidad no se hayan utilizado de los grupos de combate desde su creación lo que ha obligado a la generación de fuerzas ad hoc para cada una de las operaciones realizadas por la UE. Otro paso que se considera preciso es la actualización de la Estrategia de Seguridad Europea pues desde 2003 el escenario estratégico ha cambiado sustancialmente. Por otra parte, es imprescindible consolidar en lo posible y aprovechar las sinergias de las diversas estructuras actualmente existentes en la Unión para la gestión de crisis, para el mando de operaciones y para la dirección de misiones. Esa consolidación se realizaría de acuerdo con las Conclusiones del Consejo de 14 de mayo de 2014 sobre el enfoque integral de la UE. Una vez fijado el nivel de ambición de la PCSD, se podría abordar su futuro desarrollo y sería fácil construir sobre bases sólidas las relaciones OTAN-UE en el campo de la seguridad y defensa. Unas relaciones consideradas esenciales tanto por la Alianza Atlántica y por la UE como ha quedado reflejado en numerosos documentos y declaraciones oficiales. Además esos lazos están basados en la voluntad política de los gobiernos democráticos de los países pertenecientes a ambas organizaciones.     

[1] Nombre controvertido por los que consideran más adecuados el de ISIS, ISIL en incluso Daesh.

[2] Welt am Sonntag es la edición dominical del periódico alemán Die Welt.

[3] Parece obvio que en el contexto de estas declaraciones el Sr. Juncker al hablar de ejército europeo se refería al más amplio concepto de Fuerzas Armadas europeas con los tres componentes: Terrestre, Aéreo y Marítimo.

[4] http://www.consilium.europa.eu/uedocs/cms_data/docs/pressdata/ES/foraff/142843.pdf

[5] Se mantienen los nombres en inglés por los que se conocen: CMPD Crisis Management and Planning Directorate; CCPC Civilian Planning and Conduct Capability; EUMS EU Military Staff; EU INTCEN EU Intelligence Centre; Situation centres of the Cion; potential OHQs provided by SHAPE, Framework Nations and EU OPCEN Operation Centre (EUMS).

Para descargar la imagen del artículo de la revista: Articulo

AAUDITORES_MOGHERINI_ALTA REPRESENTANTE DE LA UNIÓN PARA ASUNTOS EXTERIORES Y POLÍTICA DE SEGURIDAD AAUDITORES_PRESIDENTE DE LA COMISIÓN JUNCKER

Recent Posts